Mono con chaleco “antibalas” hallado muerto tras sangriento tiroteo entre cárteles en México

La fascinación de los narcos mexicanos por los animales exóticos se puso de manifiesto esta semana después de que un mono araña disfrazado de mascota de una banda de narcotraficantes muriera en un tiroteo, un tigre de 450 libras vagara por las calles en el estado de Nayarit, en la costa del Pacífico, y un hombre muriera tras tratando de acariciar a un tigre cautivo en un área dominada por un cártel en el oeste del estado de Michoacán.

Como escenas de una narcoserie de televisión, los animales exóticos han sido durante mucho tiempo parte del bajo mundo criminal mexicano.

Fotos de la escena de un tiroteo del martes en Texcaltitlán con policías en el que murieron 11 narcotraficantes, mostró un Pequeño mono – vestido con una pequeña chaqueta de camuflaje y un diminuto chaleco “antibalas” – tendido sobre el cuerpo de un pistolero muerto que aparentemente era su dueño.

Las autoridades del Estado de México confirmaron la autenticidad de las fotos y dijeron que no estaba claro si el mono, que también vestía un pañal, murió en la lluvia de balas que mataron a su dueño.

Diez muertos en tiroteo con fuerzas de seguridad en Estado de México, dicen funcionarios
Las fuerzas federales se muestran en una escena después de un tiroteo que dejó a tres miembros de las fuerzas de seguridad heridos y al menos a 10 presuntos delincuentes asesinados, en Texcaltitlán, México, el 14 de junio de 2022.

STRINGER / REUTERS


“Un primate fue asesinado en el lugar, que presuntamente era propiedad de un delincuente que también murió en el lugar”, dijeron los fiscales estatales en un comunicado, y agregaron que “un veterinario especializado en la especie realizará una autopsia al animal”. y se considerarían cargos de tráfico de animales contra los sospechosos que sobrevivieron al tiroteo.

Luego, el miércoles, la Procuraduría General de Protección al Ambiente dijo que había incautado un tigre en Tecuala, en el estado de Nayarit, en la costa del Pacífico, cerca de la frontera con Sinaloa, donde se encuentra el cártel del mismo nombre.

La oficina dijo que actuó “después de recibir informes sobre un tigre de Bengala que deambulaba por las calles de Tecuala” y descubrió que el animal estaba siendo mantenido ilegalmente allí.

Esos informes se basaron en un video publicado en las redes sociales a principios de esta semana, que mostraba a una mujer joven gritando cuando se encontró con el tigre en la calle en un vecindario residencial. “Cállate, podría acercarse”, se puede escuchar a una mujer decir en el video.

Las autoridades dijeron que las garras y los colmillos del tigre habían sido removidos, y más adelante en el video se puede ver a un hombre tirando casualmente una cuerda sobre el cuello del tigre y llevándolo lejos.

Quizás la historia más trágica se produjo en el estado occidental de Michoacán, que durante mucho tiempo ha estado dominado por la pandilla Carteles Unidos y el cartel de Jalisco, que el Departamento de Justicia considerar ser “una de las cinco organizaciones criminales transnacionales más peligrosas del mundo”. .

El domingo, las autoridades confirmaron que un tigre hirió gravemente a un hombre en Peribán, Michoacán, una ciudad en la región productora de aguacate del estado, donde las pandillas han extorsionado durante mucho tiempo pagos de protección del lucrativo comercio de aguacate.

En un video subido a las redes sociales, cuya autenticidad no se pudo confirmar, se ve al hombre llamando al tigre al costado de un recinto cercado. “Vamos, vamos”, se puede escuchar al hombre suplicando.

El hombre se para fuera del recinto, aparentemente alimentando al tigre con una mano, mientras estira su otro brazo a través de la cerca de tela metálica para acariciar el cuello del animal.

Luego, el hombre grita de dolor después de que el tigre gira rápidamente y muerde el brazo extendido y se niega a soltarlo. Finalmente, el tigre mutiló ambos brazos del hombre.

Las autoridades policiales del estado de Michoacán confirmaron que el hombre fue llevado a un hospital, donde murió unos días después a causa de sus heridas.

La ley mexicana permite a los particulares tener animales exóticos si los registran bajo condiciones estrictamente supervisadas. Pero el analista de seguridad David Saucedo dijo que los delincuentes a veces llegan al extremo de obtener dichos permisos.

Saucedo dijo que los narcotraficantes suelen tener animales exóticos como símbolo de estatus y poder, imitando a los narcotraficantes colombianos de las décadas de 1980 y 1990, como Pablo Escobar.

“Los narcotraficantes mexicanos copiaron de los narcos del cártel de Medellín la costumbre de adquirir animales exóticos y montar zoológicos privados”, dijo Saucedo. “Según el código de la aristocracia del narcotráfico, tener un zoológico privado era un requisito previo para ser parte del círculo de los grandes narcotraficantes”.

A veces, los animales sin darse cuenta pueden llamar la atención no deseada. El amado mono mascota del notorio narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, Botas, fue lo que llevó a la policía al escondite del narcotraficante en octubre, según un informe publicado en medios mexicanos informaron.

En algunos casos, los animales tenían un uso más siniestro.

“Algunos capos de los cárteles de la droga, como el líder de los Zetas, Heriberto Lazcano, adquirían animales exóticos para torturar o desaparecer a sus víctimas”, dijo Saucedo. “Varios de sus enemigos fueron devorados por los tigres o los cocodrilos que los Zetas tenían en sus corrales o jaulas”.

El propio Lazcano murió en un tiroteo con militares mexicanos en 2012.

México ha registrado más de 340.000 asesinatos y decenas de miles de desapariciones desde que lanzó una polémica ofensiva militar contra el crimen organizado en 2006.

Expertos y defensores de derechos humanos dicen que la militarización del combate contra el crimen organizado ha exacerbado el problema de violencia en México.

Desde que asumió el poder a fines de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido reiteradamente a los servicios de seguridad que se basen más en la inteligencia que en la fuerza para combatir el crimen.

En marzo, López Obrador acusó a los populares programas de televisión de exaltar el violento narcotráfico. Criticó las series de televisión en plataformas como Netflix, diciendo que presentaban una versión color de rosa del estilo de vida de los narcotraficantes.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.