Elecciones presidenciales de Colombia en vivo: los votantes eligen entre Petro y Hernández

Crédito…Nathalia Angarita para The New York Times

Rodolfo Hernández, un magnate de la construcción convertido en estrella de las redes sociales que se ha convertido en un candidato sorpresa en las elecciones presidenciales de Colombia, ha estado prácticamente ausente de la vida pública en las últimas semanas.

Se ha negado a asistir a los debates y no realizó mítines, favoreciendo las transmisiones en vivo reunidas por su equipo de redes sociales.

Pero el domingo, cuando abrieron las urnas, Hernández salió de un automóvil blanco en Bucaramanga, su ciudad natal, rodeado de guardaespaldas y se encontró con una multitud de votantes.

“¡Viva Rodolfo!” gritaron los simpatizantes, muchos de los cuales se apresuraron a ver al candidato mientras entraba a su mesa de votación.

El Sr. Hernández se abrió paso entre el paquete con una amplia sonrisa. Su oponente, Gustavo Petro, un veterano senador y exrebelde que intenta convertirse en el primer presidente de izquierda del país, emitió su voto a más de 250 millas al sur, en la capital Bogotá.

En Bucaramanga, la ciudad mediana donde el Sr. Hernández construyó su fortuna y una vez se desempeñó como alcaldesu candidatura ha creado un fervor político y un profundo orgullo regional entre los votantes que dicen creer que los representa.

Carlos Gamboa, de 42 años, empresario, estaba entre el grupo de votantes que esperaban en la fila cuando Hernández llegó a votar.

“La mayoría estamos con Rodolfo”, dijo, y agregó que no confiaba señor petroen parte por la etapa del candidato como miembro del grupo insurgente M-19.

El Sr. Hernández se ha postulado en una plataforma anticorrupción, a pesar de haber sido procesado por cargos de corrupción, acusado de presionar a sus subordinados para que adjudicaran un contrato municipal a una empresa en particular, un trato que podría haber beneficiado a su hijo.

Ha dicho que es inocente.

En las urnas de Bucaramanga, muchos votantes no se mostraron preocupados por la acusación.

“Nadie que llegue al poder aquí está limpio”, dijo Gilma Beserra, de 58 años, “pero Rodolfo es el menos corrupto”.

En Bogotá, el domingo por la mañana, Adriana Martínez, de 24 años, ya estaba haciendo fila afuera de una escuela secundaria en el barrio obrero de El Sosiego.

Acababa de terminar el turno de noche como asistente de administración de salud y había ido directamente a la mesa de votación en autobús.

La Sra. Martínez dijo que estaba apoyando al Sr. Petro, y que la decisión estuvo influenciada en particular por su elección de Francia Márquez para vicepresidenta, que podría convertirse en la primera vicepresidenta negra del país.

La Sra. Márquez es una activista ambiental que ha salido de la pobreza para convertirse en un fenómeno nacional, hablando durante la campaña sobre raza, clase y género de una manera directa que rara vez se escucha en los niveles más altos de la política colombiana.

“Ella es una persona que viene de donde venimos nosotros”, dijo la Sra. Martínez, “tuvo que luchar para llegar a donde está”.

La Sra. Martínez dijo que le dio poco peso al argumento de que las políticas del Sr. Petro darían como resultado el mismo tipo de crisis económica, humanitaria y democrática que ha ocurrido en Venezuela.

En Colombia, “no tienes dinero para comprar una papa. En ese sentido ya estamos en la pobreza extrema”, dijo.

En el mismo colegio electoral, Ingrid Forrero, de 31 años, dijo que vio una división generacional en su comunidad, con jóvenes apoyando a Petro y generaciones mayores a favor de Hernández.

Su propia familia la llama la “pequeña rebelde” por su apoyo a Petro, a quien dice que favorece por sus políticas sobre educación y desigualdad de ingresos.

“La juventud está más inclinada hacia la revolución”, dijo, “hacia la izquierda, hacia un cambio”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.